Cazando instantes de paz

Me encuentro con los pies firmes sobre la tabla.
Una ola de generoso tamaño impulsa mi marcha.
En mi interior, una olla a presión exhala por donde puede una vaga promesa de lo que en realidad alberga en su interior.
Fuera, sin embargo, lo que se ve es una radiante sonrisa que parece conquistarlo todo.

El día es soleado y me encuentro en un entorno paradisíaco.
Donde casi me comen los tiburones en el pasado, cierto, pero no por ello la salvaje visión de los bosques de posibilidades que aguardan en la orilla pierde ápice de belleza.
No obstante me he decidido a apurar lo que resta de jornada en surfear algunas olas más.

La hipomanía bipolar es, cuanto menos, garantía de un alto nivel de actividad.
Luego de uno dependerá en qué se emplee el tiempo y la elevada cantidad de recursos que nuestra mente nos pone sobre la mesa.

No hace demasiados años que me imaginaba dialogando con un mar embravecido, que rugía a través de una espesa niebla mezclada con la espuma de su furioso oleaje.
No hace demasiados meses que esa visión se hizo realidad, en unos duros años de exilio forzado que aún actúan de ancla para mi alma.
Ese es el dibujo y no otro.
Una mente que propone la construcción de un cohete para lograr volar.
Un alma que actúa de contrapeso a las ideas que manan.
Y una tabla, una simple pieza de humilde madera naranja como el fuego, que nos permita surcar la línea de espacio entre esos dos extremos.

¿Cuántas veces me habré caído en el pasado?
Una caída puede antojarse dolorosa para el lector, pero… De añadir seres marinos carnívoros tan hambrientos como las sombras que pueblan la existencia, ¿No es cierto que la tesitura adquiere gran gravedad?
Psiquiátricos que te atrapan por años.
Depresiones que apagan las luces.
Abismos en los que perder la noción de lo caído.

Mi sonrisa se erige bajo una mirada cansada e ilusionada.
Sinceramente, si mi fin anduviese cerca, en cualquiera de sus formas, todo habría valido la pena.
Porque la espuma fresca del mar salpica mi rostro mientras adquiero velocidad sobre todas y cada una de sus olas.
La sensación es de puro rock ‘n roll.
Las emociones, contenidas, gritan la letra de la canción.
El corazón, a la batería, sigue un ritmo en permanente ascenso y descenso.
Y a la guitarra, como no van, mis manos, radiantes por reencontrarse con el querido teclado.

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Featured Posts

Cazando instantes de paz

March 8, 2019

1/10
Please reload

Recent Posts

September 3, 2017

January 1, 2017

November 12, 2016

Please reload

Search By Tags
Please reload

Follow Us
  • Facebook Classic
  • Twitter Classic
  • Google Classic

¡SÍGUEME! 

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • Google+ Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Pinterest Social Icon
  • Instagram Social Icon

© 2016 por Víctor Fernández García