Entrevistas

Entrevista de
Eva Gavilán
ESCRITORES 1.0

 

Entrevista de
María Campra Peláez

ENCANTADORA DE CUENTOS

 

Entrevista de
Óscar Millán Vivancos
BALCONES LITERARIOS
 

Balcones literarios:  Cuando uno lee un libro de Víctor Fernández García no tiene una idea exacta de cuál puede ser el alcance de tal escritor, no es hijo de ningún famoso ni ha ganado el Premio Planeta por ahora, pero hay un buen contexto narrativo, que puede surgir de la literatura de fantasía actual, del cine, de los videojuegos, o tal vez de la propia creación ininterrumpida de su autor. Víctor tiene ya unos cuantos libros en el mercado, en plataformas de venta virtuales, “La cabaña”, “La taberna”, “El símil, el Día del Lector”, “El símil 2, días de Rebeldía y noches monstruosas”, “La cala” … ¿Cómo puedes ser tan productivo?

 

 Víctor F. G.: 

 

En primer lugar, debo decir que estar en el foco de las entrevistas de Balcones Literarios es altamente emocionante y cálido a la vez. 

Debe ser, y lo digo de memoria, mi quinta entrevista. 

En cuanto a la primera pregunta acerca de mi productividad, me dejáis bien pensativo.

No dudaría en calificar a las fases maníaco depresivas del trastorno bipolar que padezco como máximas responsables de mi inquietud literaria. Con las manos en las labores de creación me siento, más que cómodo, en una suerte de relajación. Supongo que es común a todos los escritores la sensación, lo que creo que, en mi caso, dar con un filón de alivio mental que no resulte tóxico resulta algo casi milagroso.

Comentaba que quedaba pensativo porque vengo escribiendo una serie de ensayos en los que mi alcoholemia incipiente acumula mucho protagonismo. Vuestra pregunta me ha recordado que, quizá, mi adicción a la escritura se erija a la misma altura, con vistas a vencer con el tiempo la batalla.

 

 

 Balcones literarios: ¿Cuántos libros habrás escrito ya cuando tengas la edad de la jubilación?

 

Víctor F. G.: 

 

Hay muchas suposiciones tanto a la hora de preguntar como de responder a algo así.

Sin embargo, si todo saliese medianamente bien, me gustaría lanzar un día la vista atrás y ver que mi camino literario ha merecido la pena en un frente múltiple.

Primero, y dado que fue la primera en llegar, me encantaría que la Saga Identidad pusiese un granito de arena, y cuanto más grande mejor, en derrocar el grave estigma que adolece el territorio de la salud mental.

Segundo, me gustaría que mi senda como escritor me permitiese alcanzar un estilo de vida tranquilo que no fuese incompatible con las ansias de crear.

Por último, y respondiendo de modo directo a la pregunta, diría que me preocupa más la persecución de la excelencia que la munición empleada. Siempre trato de dar lo mejor en cada proyecto en el que me inmiscuyo, aunque el paso del tiempo, en cierta forma, me suele sacar los colores y me deja tratando de escalar un poquito más.

 

 

Balcones literarios:  Háblanos de la Saga Identidad. ¿Por qué aparece? ¿Eres aficionado lector de diferentes sagas? Esta Saga tiene mucho que ver con tu personalidad, ¿verdad?

 

Víctor F. G.:  

 

La Saga Identidad, en su primera entrega, nace de alcanzar la cúspide de un brote psicótico.

La cantidad de información que mi mente barajó en los meses que concibieron su estructura era tal que tuve que prácticamente escupir la narrativa.

Realmente mi estado mental quebrado llegaba a imaginar imposibles en torno a lo que había creado. Un claro caso del monstruo que termina por devorar al autor.

Todo comenzó con un psiquiatra de un centro de drogodependencia dándome el empujón hacia la escritura de lo que él consideraba “el origen de mi locura”. De un mural dibujado en una cartulina localizó y enfatizó en un punto en concreto, en el que yo afirmaba ser víctima de una sensación de crecer y menguar simultánea.

De ahí reboté a especialistas donde fui reforzando muchas teorías que acabaron fraguando ‘La cabaña: El oscuro laberinto de la psicosis’.

 

Ya con el paso de los años, la saga evolucionó.

Cada entrega tiene mucho que ver con etapas realmente impactantes en mi vida.

De modo que sí, es claro que mi personalidad impregna por completo el arranque de la saga. Sin embargo, en su epicentro, algo especial germinó. La sorpresiva llegada de un nuevo personaje cambió las tornas de lo visto hasta la fecha y, a mi juicio, enriqueció enormemente lo que estaría por venir.

 

Por último, en cuanto a mi afición por las sagas… Dune de Frank Herbert, Criptonomicón y Ciclo Barroco de Neal Stephenson, La Saga de Ender de Orson Scott Card o Mundodisco de Terry Pratchett se me vienen rápidamente a la cabeza. 

Se trata de universos fascinantes que, ojalá, nunca tuviesen que ver un final.

 

 

Balcones literarios: ¿Qué respuesta recibes del público? ¿Se interesan por tu problemática interna o simplemente disfrutan de tu narrativa?

Víctor F. G.: 

 

Generalmente el paso de los lectores deja excelentes o nefastas impresiones, en una suerte de evaluación muy bipolar en sí misma.

Puedo afirmar que cuento con el interés, el cariño y el amor de algunos lectores que han conectado de pleno con las partes más personales de mi Saga Identidad. Y eso es mucho decir.

Balcones literarios:   Hace poco ha habido una lectura conjunta de tu novela “El símil II, días de Rebeldía y noches monstruosas”, una preciosidad de libro, por cierto, no solo por las ilustraciones de Vlad Strange que suelen acompañar tus novelas, sino por el colorido, algo innovador en tus libros, que hasta el momento solo aparecían en blanco y negro. ¿Cómo valoras la experiencia de la lectura conjunta?

Víctor F. G.:  

 

Sí, muchas gracias por el piropo. 

El trabajo de Vlad Strange en esta entrega en concreto de la Identidad quita el hipo.

Esta lectura conjunta de la que ha disfrutado El Símil 2 por parte de Mundo Relatos me ha resultado de lo más enriquecedora. 

Todo en general dentro del marco de la actividad ha sido de lo más emocionante. Recuerdo con especial cariño la charla final con todos los lectores. Nervios, un punto de inseguridad y, finalmente, una enorme alegría por cuanto tratamos y sopesamos desde múltiples filtros.

 

Balcones literarios: Eres habilidoso en el mundo audiovisual en general y las redes sociales. Eres el único escritor que conozco que realiza sus propios booktrailes y que siempre tiene algún proyecto nuevo, relatos que se pueden leer online… ¿Te ayuda todo esto a tener más lectores?

Víctor F. G.: 

 

Estar con las ideas en cocción y la mente en movimiento es, más que una elección, un estilo de vida al que me he adaptado.

Ignoro si me llegan los lectores vía booktrailers, lecturas gratuitas o redes, simplemente trato de acabar mis creaciones de un modo que me deje satisfecho al respecto.

 

 

 

 

Pues como he dicho me encantaría defenderme en todos los existentes y venideros.

 

 

Balcones literarios: ¿Cómo funciona Amazon de cara a vender libros? Eres bastante independiente al respecto de las editoriales. Yo me lo guiso, yo me lo como… ¿Lo recomiendas? ¿Cómo te va en ese sentido? 

 

Víctor F. G.:  

 

Mi experiencia en Amazon está resultando agridulce, en gran medida por la afección bipolar.

Se trata de una senda que requiere de mucha constancia, si no estabilidad, y la verdad es que cada vez que lo maníacodepresivo dinamita o paraliza mi actividad todo se resiente enormemente.

¿Si recomiendo la experiencia?

Sin lugar a dudas. Así como la blogosfera en general o las plataformas literarias.

Me está resultando algo de lo más disfrutable en estos últimos años.

 

 

Balcones literarios:  Llama la atención en algunos de tus libros un combinado que haces, un contraste que aparece entre tu narrativa fantástica y la crónica de la experiencia psiquiátrica. Esto nos parece muy innovador. ¿Conoces antecedentes literarios al respecto? ¿Has leído algo parecido alguna vez escrito por otros autores o forma parte únicamente de tu propio estilo y tus propios intereses?

 

Víctor F. G.: 

 

Me gustaría afirmar que he ideado algo totalmente desde cero, pero a buen seguro me estaría equivocando de pleno. La educación literaria de cada uno deja su poso a niveles muy profundos, de los cuáles quizá ni tan solo somos conscientes.

Salvando las distancias, diría que fue Christopher Priest quien me mostró un camino plausible a la hora de intentar captar la locura en sí misma.

En cuanto a la estructura de corte combinado, simplemente me pareció una buena forma de plasmar la bipolaridad. Un estilo en el que me desenvolvía cómodo y me permitía explorar todos los extremos de la baraja, tanto en lo alto como en lo bajo.

 

 

Balcones literarios: Es interesante ver como en tus libros no solo hay narrativa, sino también ensayos sobre el mundo de la psiquiatría, pero lo más interesante es que esté enfocado desde el punto de vista de un paciente, de tu propia trayectoria personal.  Después de contar todas estas cosas íntimas desde un punto de vista clínico, ¿cómo te sientes, desahogado, libre, tal vez con ganas de contar más y más?

 

Víctor F. G.:  

Como he comentado anteriormente, el pistoletazo de salida de la Saga Identidad lo marcó una urgencia psiquiátrica a modo de auto terapia. Esto ya indica por sí mismo que hay mucho desahogo a medida que se desarrollan las diferentes entregas.

Pero anteriormente ya había volcado mucho de mí mismo y mi mundo en mis blogs y redes. En todos los casos en los que la escritura anda de por medio, me quedaría indudablemente con la sensación de paz que me aporta el ejercicio.

 

 

Balcones literarios: ¿Qué te inclina hacia el mundo del horror?

 

Víctor F. G.: 

Sin duda, las pesadillas y los sueños lúcidos ocupan el primer lugar en mi exploración de lo terrorífico. Me acompañan desde pequeño y suman un recurso bastante contundente en mi literatura.

En segundo lugar quedaría un nutrido saco de experiencias de difícil explicación. De esas que no sabes si enmarcar en la paranoia, la patología o, directamente, en territorio parapsicológico.

Por último, las crisis más graves de psicosis y los posteriores ingresos psiquiátricos son algo que, a día de hoy, sigue poniéndome los pelos de punta.

 Balcones literarios: “El símil” y “El símil 2” tiene un alto porcentaje de contenido cinematográfico. ¿En qué momento ocurre y por qué esa evolución de lo literario de “La cabaña” y “La taberna” hacia el mundo del cine?

Víctor F. G.:  

Ya en ‘La cabaña’ aparece algo así como la teoría sobre la que, más tarde, pasaría a la práctica. Un denso capítulo en el que trato de explicar cómo podemos relacionar cosas en apariencia muy diferentes.

El nacimiento de ‘El Símil’ viene de ahí.

Combinado con la pronta aparición de un relevante personaje femenino, la dupla cine y Rebeldía terminó por agarrar las riendas de la saga para ya no soltarlas.

La evolución hacia el mundo del cine es uno de los pilares sobre los que se apoyan las tres entregas del Símil, generando casi una sub saga a partir de ellas.

Balcones literarios: Aparte del horror, vemos en Facebook una faceta humorística interesante. Eres aficionado a inventar pequeños chistes con juegos de palabras. ¿Tienes pensado escribir algún libro humorístico?

Víctor F. G.:  

Bueno, eso es un divertimento de dudoso renombre jajajaja

De toda la sarta de tonterías que se me van ocurriendo, a alguna que otra le brilla la chispa de vez en cuando.

No solo lo tengo pensado, ¡Ya tengo no uno, sino tres en la chistera!

Espero poder anunciar bien pronto el título y detalles de esa saga.

Lo que sí está en marcha es una novela colaborativa con Óscar Millán Vivancos, también miembro de Balcones Literarios, que avanza a buen ritmo, y a toda carcajada, en diferentes plataformas literarias.

‘Tirita: Vendas de humor para tiempos fríos’ representa todo un reto a la hora de narrar una historia a partir de esos micro chistes que se nos van ocurriendo por el camino.

Balcones literarios:  Tu contexto cotidiano es altamente creativo. ¿Cómo convive una pareja de escritores como tú y Vlad Strange que no solo escribe y publica sus libros, cada uno de los dos, sino que además uno de ellos se dedica a diseñar e ilustrar la apariencia externa e interna de sus publicaciones?

Víctor F. G.:

¡Pues convive con el fustigar del látigo en ambas direcciones y a todas horas!

Jejeje, en verdad es genial poder compartir tu pasión por lo literario con la persona más cercana a ti hasta el más ínfimo detalle.

Remamos en la misma dirección, cada uno con nuestros personajes y universos, y hace mucha ilusión ver llegar, cada cierto tiempo, nuevas creaciones a la estantería que reúne nuestras novelas.

Balcones literarios: ¿Qué tienes entre manos? ¿Puedes contarnos algo acerca de tus proyectos inmediatos?

Víctor F.G.:

El año horrible de la irrupción de la pandemia me trajo una sobreproducción literaria bajo la manga.

No puedo comentar mucho más que, a lo largo de este mismo curso, podrían ver la luz de la orden de seis nuevos libros, entre los que se encuentra el cierre de la Saga Identidad, el nacimiento de una nueva saga y algún que otro experimento en territorios literarios poco frecuentados por mí.

Entrevista de
Thelma García

EL ESCRITORIO DEL BÚHO
 

Hoy nos acompaña en esta sesión, un joven escritor que conocí hace poco, pero que en nada se ganó mi respeto y admiración, no sólo por su buen hacer como escritor, sino porque es una persona valiente que habla de sus problemas sin tapujos, sin esconderse del mundo en el cual las apariencias dictan para muchos el como ser.

 

Algunos lo conocerán, para los que no:

 

Nació en Reus a finales del año 1982.

 

Amante de la ciencia ficción y la fantasía, estudió ingeniería informática en Barcelona hasta que graves problemas de salud le hicieron regresar a su ciudad natal, donde trabajó intercalando la pasión por la escritura con sus obligaciones profesionales.

 

Escritor de relatos de diversos géneros en el blog Relatos del País de Nunca Jamás, donde se pueden encontrar algunos de los dibujos que creó en el pasado, también efectúa montajes con audiorelatos reunidos en su canal Sentimientos en el alma del videojuego.

 

 

Sin más preámbulos los dejo en la grata compañía de:

 

VÍCTOR FERNÁNDEZ GARCÍA.

 

 A quien le agradezco mucho el haber aceptado estar en este espacio.

 

 

 

1.- ¿Cómo fueron tus inicios en la escritura?, ¿qué fue lo que te motivó?

 

Con 7 años en primero de EGB destacaron bastante mi capacidad para transmitir con la escritura.

 

Mi manera de acercarme a las chicas, dada una timidez innata que solo el alcoholismo barrió, fueron numerosas cartas de amor en las que trataba de juntar drama y comedia, aparte de romanticismo, las cuales escribía muy a menudo dados mis deseos adolescentes de encontrar al amor utópico en mi vida.

 

Con los años desarrollé un estilo propio que mi profesora de lengua española calificó de un error absoluto.

Los textos en inglés los escribía en castellano y los traducía con la estructura del lenguaje anglosajón, lo cual más de una vez me conllevó suspensos por sospecha de plagio.

 

Viviendo ya en Barcelona con 17 años, escribí la primera parte del primer capítulo de lo que quería que fuese una novela. Mi primo más exigente con la calidad literaria quedó gratamente sorprendido.

 

Desde entonces seguí entrenando con cartas hasta que llegó la época de los mails, lo cual me condujo a descubrir el mundo de la blogosfera.

 

Primero con Tyler’s Hatch, un blog donde traté de dibujar la silueta de mi vida, luego con un foro entre amigos llamado A new Hope (que derivó en una pelea masiva que hizo nacer su foro némesis The Empire Strikes Back) y finalmente con Relatos del País de Nunca Jamás, realicé una escalada literaria en el campo de la escritura que me condujo a forjar muchos relatos en todos los géneros que pude entrenarme.

 

Ahora mantengo únicamente el blog de relatos, al que se han sumado dos espacios de autor donde también me entreno escribiendo: Un universo en palabras y mi web personal.

 

 

2.- Tuviste problemas de salud según entiendo, ¿la escritura te ayudo en tu recuperación?

 

Como la vida hace con ciertas personas. Primero lo complica todo haciendo sufrir lo indecible, para ofrecer paz y cierta felicidad a medio y largo plazo si superas los obstáculos.

 

Mi trastorno bipolar es de nacimiento, acompañado de pesadillas vívidas horribles con sonambulismo en las primeras fases.

 

Evidentemente poder canalizar mi mundo interior, poder fotografiarlo literariamente, siempre ha supuesto para mí un consuelo sedante. Sin embargo también me abrió las puertas a querer fotografiar en palabras todo cuanto experimentase.

 

Si en esa mezcla la psicosis hace acto de presencia, aspectos como la megalomanía mesiánica tendrán que ser escudriñados para su estudio. Eso me reportó muchos ingresos psiquiátricos y crisis en las que es un milagro que aún siga con vida, pues cruzar una carretera gateando es por ejemplo algo poco seguro por mucho que estés mirando de reojo el tráfico y escojas hacerlo cuando los coches han frenado.

 

 

3.- Tu primera obra publicada es “La Cabaña”, cuéntanos un poco sobre ella.

 

Como he comentado, en Tyler’s Hatch quise llevar a cabo un árbol de publicaciones que de modo evolutivo captase la esencia de mi efímera vida para inmortalizarla.

 

La cabaña fue un intento por hacerlo en novela, y la cosa se me fue de madre pues acabé tratando de captar tanto mi realidad como la que lo engloba todo, a nivel planetario, universal y existencial.

 

La táctica que escogí fue crear a unos personajes que captasen la esencia de mis diferentes puntos vitales con corrientes de pensamiento más peculiares, y hacerles recorrer el camino desde su principio hasta un utópico final ideal para todos.

 

Como puedes imaginar, la psicosis maníaco-depresiva tuvo mucho que ver.

 

Traté de suplicar durante años a los psiquiatras que me escuchasen o al menos me leyesen, pero solo obtenía ingresos en lugares cada vez más duros, o comentarios entre risas cuando estaba atado a una cama como: “En otra época te habría salido genial”, tratándome de líder de secta o algo por el estilo.

 

Finalmente uno apostó por mí. Me hizo dibujarme a mi mismo e hice un mapa en una cartulina con un circuito de estados. Para él, el núcleo era la clave, no tenía sentido y nadie, comentó, aparte de mí podía encontrárselo. Fue chocante que me advirtiese que seguramente tendría que tirar de alcohol para abordar su análisis sin enloquecer por el camino (dado que estábamos en un ingreso por desintoxicación), y aparte de recomendarme un psicoanalista como única ayuda me dijo que si lograba explicar ese núcleo, si bien seguiría siendo bipolar muy posiblemente dejase de ingresar cíclicamente.

 

Así fue, desde la publicación de ‘La cabaña’ gratuitamente en un blog por motivos de ideales, ni un ingreso en casi tres años, lo cual me ha permitido entre otras cosas desintoxicarme por completo del alcohol.

 

Finalmente decidí autopublicar la obra.

 

 

4.-Escribes relatos en tu blog, ¿planeas hacer alguna recopilación de los mismos para publicarla?

 

La saga Identidad, con ‘La cabaña’ y ‘La taberna: Una libreta para el recuerdo’ publicadas, contienen respectivamente anexos y extractos que no dejan de ser relatos pensados para la ocasión o adaptados desde los que fui escribiendo en su día en el País de Nunca Jamás.

 

De modo que si bien gozan de una historia principal ambos, también tienen cierta parte de antología en su estructura.

 

De todos modos tengo en mente un libro de terror que repita esa estructura, historia principal apoyada en antología.

 

En cuanto a escribir relatos, creo que lo importante es no dejar nunca de hacerlo, y pese a no publicar nunca el hecho de que estén gratuitos en un blog de diseño mimado siempre me hace gran ilusión.

 

 

5.- Tienes un proyecto muy interesante VR Writers, ¿De qué se trata y que cual es su finalidad?

 

Nació de mi amistad con la escritora R. Crespo, cuya inicial junto con la mía dan nombre al proyecto.

 

Se trata de efectuar colaboraciones entre autores en especiales donde fusionar las novelas y protagonistas de éstos.

 

Lo primero que hemos hecho ha sido lo más sencillo, una colaboración mano a mano con su novela ‘Ritual’ y su protagonista Olivia, y mi ‘La taberna’ con Joel, en un escenario como la propia taberna en un ejercicio que representase la esencia de todo lo anterior.

De ese modo a quien le guste la parte escrita por cierto escritor podrá acceder con enlaces a sus novelas publicadas o cuentas en espacios como Blogs o Wattpad.

 

Para navidad se ha complicado un poco todo, pues somos cinco autores los que colaboramos.

 

 

6.- El tema promoción es muy distinto para cada autor, ¿a ti cómo te ha ido en este apartado?

 

Está siendo un camino precioso y emocionante.

 

Adoro trabajar en artículos, montajes de imagen, video y audio, relatos, novelas y luego juntarlo todo en una escalera de publicaciones que no tenga fin.

 

Y si por el camino descubro a personas como las que me estoy encontrando, pues ya es para no caber en uno mismo de felicidad.

 

 

7.- ¿De qué género literario no escribirías una novela?

 

Pues como he dicho me encantaría defenderme en todos los existentes y venideros.

 

 

8.-¿Trabajas en algún proyecto nuevo?, si es así, ¿nos hablarías un poco del mismo?

 

El tercer libro de la saga Identidad, ‘La cala’, está a punto para ser escrito.

 

Es algo que me ilusiona tremendamente puesto que mis queridos personajes Experiencia, Resolución, Rectitud, Esperanza, Ilusión, Monstruo, Observador, Intuición y Temerario van a ser trasladados a escenarios como la IIWW, un crucero espacial, tiempos prehistóricos, escenarios divinos y otros de puro terror.

 

Mucha variedad, en la que trataré de plasmar en palabras cómo es mi gata.

 

Por otra parte, la saga de fantasía ‘El Nexo’ tiene el esqueleto completo de Bruja, su segunda entrega. Es una saga, como dice mi pareja, de tópicos.

Me gustaría recordar en ciertos capítulos a Los Miserables y a Lestat el Vampiro, entre otras muchas referencias.

 

 

9.- ¿Qué aficiones tienes que no tengan nada que ver con la literatura?

 

Videojuegos, desde siempre. Es algo con lo que disfruto “como un enano”. La fotografía, pese a que no entiendo mucho, es algo que también me encanta. Y la edición de imagen, audio y vídeo.

 

De más joven hacía DVD’s de tres discos con todo tipos de montajes con pases de fotos, videoclips, música y trozos de películas, tematizados para regalarlos a mis familiares, seres queridos y demás.

 

Ahora trato de seguir con eso siempre que puedo, y me encanta cuando en seco me sale un artículo en el que puedo incluir perfectamente mis mejores montajes, como el ‘Diario Faolillo’ que estoy escribiendo en Instagram con fotos de los farolillos que me voy encontrando por donde me mueva, o los ‘Speech de Víctor’, donde pongo mi voz a pasajes de películas como 300, Gladiator o El rey león.

 

 

10.-¿Con que frase te identificas más?

 

‘No os diré que no lloréis, pues hay lágrimas que no son amargas’.

 

De Gandalf.

 

Implica que no hay amargura en el hecho de que un ser como Frodo tenga que partir del mundo que ama pese a todo cuanto ha resistido y logrado.

 

 

11.-¿Qué les dirías a los lectores para animarlos a leer tus libros?

 

Que hay opciones en este mundo que no acabaríamos en mil vidas.

 

Así que imaginen el mimo que pongo en cada maravillosa persona que decide gastar su tiempo en leer mi obra, a la altura, intento, de la ilusión que me hace leer sus reacciones e impresiones, al principio, durante y al final.

VALORARÉ

MUCHO
CUALQUIER
COMENTARIO